Mamografías: ¿Qué debes saber antes de hacerte una?

¿Qué es una mamografía?

La mamografía es la radiografía de la mama. 

Se trata de un método radiológico que permite el examen de la glándula mamaria, tanto para diagnóstico como para cribado. 

El objetivo principal de la mamografía es detección precoz del cáncer de mama. En este sentido, está demostrado que la mamografía sigue siendo el método más eficaz disponible para disminuir el riesgo de morir de cáncer de mama en 35% en mujeres mayores de 50 años.  En una proporción menor, también logra disminuir el riesgo de morir de cáncer de mama en mujeres entre 40 y 50 años.   

Con respecto al diagnóstico del cáncer de mama, la mamografía tiene una especificidad que oscila entre 80 y 90%, mientras que la sensibilidad está entre 61 y 95%.  Esta moderada sensibilidad ocurre porque la densidad mamaria influye en la visualización de lesiones. En mamas densas (mujeres jóvenes menores de 40 años), hay un 10% de tumores que no se observan. 

No obstante, también se puede hacer diagnóstico de patología tumoral benigna a través de este método. Además permite la localización precisa de lesiones mamarias, que eventualmente pueden ser extirpadas sin necesidad de realizar una mastectomía completa. 

Hay dos posibles motivos para realizar un estudio: 

  • Mamografía de cribado: Es la que se hace con el objeto de diagnosticar cáncer de mama precoz en mujeres asintomáticas.
  • Mamografía diagnóstica: Se realiza en pacientes que ya tienen una masa palpable o se ha detectado alguna lesión por otro método. En estos casos se realizan más proyecciones. 
 

 Tipos de radiografía de mama

Para la radiografía de la mama o mamografía se utiliza un equipo especial que es el mastógrafo o mamógrafo, cuya tecnología ha ido avanzando a lo largo del tiempo. Tenemos: 

  • Mamografía convencional o analógica. 
  • Mamografía digital indirecta: en la cual se usa el mismo mamógrafo que en la convencional, pero se diferencia en el chasis y en el procesamiento digital. Tiene el inconveniente que emite una mayor dosis de radiación que los métodos directos. 
  • Mamografía digital directa: es la más utilizada en la actualidad. En este equipo hay un detector en estado sólido, justo debajo de la mama, el cual convierte los rayos X en señales electrónicas que son enviadas a un ordenador. Tiene varias ventajas:
    • Se puede visualizar la imagen en forma inmediata. 
    • Tiene una mejor resolución de imagen. 
    • Mejor imagen en mamas densas. 
    • Utiliza una menor dosis de radiación. 

A pesar de esas mejoras en la visualización, las mamografías digitales directas no han podido mejorar la tasa de detección de cáncer precoz, comparativamente con las mamografías convencionales.   

Existen varios avances tecnológicos en las radiografías de mama: 

Médico observando una mama para un posible diagnóstico de cáncer

  1. Detección asistida por computadora. 
  2. Tomosíntesis o mamografía tridimensional (también conocida como Tomosíntesis digital del seno). Tiene una forma avanzada de captura y reconstrucción de imágenes, pero tiene una dosis un poco más de alta de radiación que los otros métodos.  Sin embargo, la FDA acepta el nivel de radiación de la Tomosíntesis de mama y está aprobado para su uso general. 
 

¿A partir de que edad se indica la mamografía?

Desde hace décadas se ha identificado que el principal factor de riesgo para cáncer de mama es la edad. 

En un estudio realizado en Gran Bretaña, se realizaron 73.335 mamografías a mujeres entre 35 y 39 años . Se obtuvo que 1 de cada 8 tenían alguna anomalía en la mamografía. Al avanzar en los estudios en ese grupo, solamente 1 de cada 100 mujeres tenía cáncer de mama. Quiere decir que hay una alta incidencia de falsos positivos por debajo de los 40 años. (99%). 

Esto ocurre por la gran densidad mamaria que hace difícil la visualización de lesiones a pesar de usar equipos sofisticados y personal experto. 

De todos los casos de cáncer de mama: 

  • El 6,6 % se diagnostica antes de los 40 años.
  • El 2,4%  se diagnostica antes de los 35 años.
  • El 1 %  en menores de 30 años. 

El otro dato estadístico importante es que el 15 % tiene un factor  hereditario, mientras que el 85% restante es de aparición esporádica. 

Adicionalmente, en mujeres menores de 35 años el factor hereditario sí es importante. 

En este conocimiento, y en muchos trabajos con resultados similares, se basan las recomendaciones generales de mamografía.

 

Recomendaciones generales sobre el uso de la mamografía

  • En mujeres asintomáticas sin antecedentes familiares:
    • Cribado comienza a los 40 años de edad. 
    • Entre los 40 y 50 años la frecuencia del estudio es bianual. 
    • Después de los 50 años es anual. 
  • En mujeres con antecedentes familiares:
    • Se comienza 10 años antes de la edad del diagnóstico de cáncer de mama del familiar. 
    • Desde ese momento se hacen anualmente. 
 

Mamografía durante la lactancia

Es importante resaltar que no existen riesgos de realizar la mamografía durante la lactancia 

En primer lugar, la radiación no permanece en la mama, ni tampoco la leche materna queda con algún tipo de radiación. Se ha demostrado que la radiación se dispersa rápidamente de la mama luego del estudio. 

Si hay que realizar mamografía durante la lactancia, se debe vaciar la mama de leche lo más posible, para disminuir las molestias del estudio y para mejorar la calidad de las imágenes. 

Si la paciente es muy joven y/o las mamas muy grandes siempre se prefiere hacer una ecografía u otros métodos diagnósticos. 

 

Riesgos de la mamografía

Sin duda, existen los riesgos de la mamografía propios de las radiaciones ionizantes. Afortunadamente el tejido mamario tiene una alta resistencia a los efectos adversos de las radiaciones. médico haciendo el diagnóstico de un cáncer de pecho

Todas las investigaciones han revelado con claridad que los riesgos versus beneficios de la mamografía, están a favor de realizar el estudio en forma masiva para prevención. Por ello, los radiólogos se han enfocado en mejorar el control de la dosis de radiación y disminución de los riesgos. 

El desafío es obtener imágenes de buena calidad con la menor radiación posible. La dosis de radiación en la mamografía depende de varios factores: 

  • Equipo (es mejor usar mamógrafo digital directo). 
  • Parámetros técnicos fijados para el examen. 
  • Tamaño y densidad de las mamas. A mayor tamaño y densidad, la exposición a la radiación es más alta. 

 Se pueden manipular los parámetros de voltaje y amperaje para bajar la dosis de radiación pero sin sacrificar calidad, ya que es necesario verificar hasta las microcalcificaciones que son criterios diagnósticos para el cáncer de mama, lo cual se logra solamente aumentando la exposición a la radiación. No obstante, tampoco hay evidencia científica que las dosis actuales puedan inducir cáncer de mama. 

No es necesario usar protector plomado para la glándula tiroides. La radiación se focaliza en la mama y se dispersa muy rápido. 

Por último, los equipos actuales disminuyen el riesgo de radiación, el resto del cuerpo recibe una cantidad mínima gracias a la baja dispersión que originan las nuevas tecnologías digitales.  

Si estas embarazada te interesará: ¿Puedo hacerme una radiografía durante el embarazo?

 

 ¿Qué hacer para minimizar riesgos de radiación?

Aunque, como acabamos de comentar, no se ha demostrado que la mamografía incremente el riesgo de cáncer, conviene mantener el número de radiografías y sus dosis lo más bajas posible. Por tanto, la mejor recomendación que se le puede dar a una paciente es que lleve un inventario de las radiografías que se le han realizado y que facilite toda la información a su médico. Éste, conociendo el historial, e idealmente teniendo acceso a imágenes y dosis, podrá en muchos casos evitar radiografías redundantes.

 

Gestiona tu historial radiológico

Podrás descargar la app SERADPA en tu móvil y llevar el seguimiento de todas las radiografías que te van haciendo. Te avisamos cuando salga:

2 comentarios en “Mamografías: ¿Qué debes saber antes de hacerte una?”

Deja un comentario