Radioterapia

Seguridad Radiológica
del Paciente

Gestiona la dosis de radiación que recibes

¿Qué es la radioterapia?

En radioterapia se distribuye intencionadamente la dosis oportuna de radiación con el objetivo de acabar con el tejido anómalo, normalmente cancerígeno. Para ello el tratamiento ha de planificarse adecuadamente para asegurar que se aplica la dosis adecuada en el lugar adecuado. Existen diferentes métodos con distintos tipos de radiación para poder tratar enfermedades no cancerígenas y cancerígenas. En el segundo caso, los tratamientos se aplican en régimen ambulatorio, aplicando una serie de sesiones de radiación distribuidas en aproximadamente seis semanas, permitiendo así que los tejidos no afectados puedan recuperarse cada dos sesiones de irradiación.

La finalidad es aplicar una dosis de radiación adecuada para matar las células afectadas disminuyendo máximamente la dosis en las células sanas.

radioterapia de próstata y seguimiento
Toma de imágenes en una radioterapia de próstata

¿Es fiable y eficiente la radioterapia?

La radioterapia es un método bien afianzado. Millones de personas son tratadas cada año con radioterapia. Es un tratamiento fiable y eficiente utilizado para disminuir los síntomas de los distintos tipos de cáncer y de determinadas enfermedades benignas. Hay que tener en cuenta que, como otros métodos para tratar el cáncer, puede tener efectos adversos.

Efectos adversos de la radioterapia

Los pacientes pueden padecer efectos adversos dependiendo de la dosis y de la zona en la que se aplique debido al deterioro del tejido normal durante el tratamiento.

En días posteriores al inicio del tratamiento los pacientes pueden padecer los síntomas más comunes (náuseas, fiebre, pérdida del cabello, enrojecimiento de la piel), que mejoran según avanza el tratamiento. Dependiendo de la zona en la que se aplique la radiación se pueden padecer otros síntomas:

inflamación pulmonar tras radiografía

Inflamación pulmonar

Tras una radioterapia pulmonar es posible que se desarrolle una inflamación.

sangrado por el ano tras radiografía abdominal

Sangrado del recto

Tras una radiografía abdominal es posible sangrar.

Sequedad de boca y úlceras

Un fenómeno habitual tras una radiografía de cabeza y cuello es la sequedad bucal y la aparición de úlceras.

Además, se pueden padecer efectos tardíos en las zonas irradiadas incluso habiendo finalizado el tratamiento.

 

¿Qué debo hacer si noto que mi piel se enrojece?

En caso de enrojecimiento en la piel, no debe preocuparse; su médico le informará previamente y es totalmente normal en el tratamiento. La gravedad y el tiempo que tarde en desaparecer dependerá del tipo de tratamiento. Ante cualquier reacción (rojez, quemadura, etc.) que se manifieste en su piel es importante que se lo comunique a su médico lo antes posible.

radiografía durante el embarazo

En caso de padecer cáncer en la zona pélvica, necesitará un cuidadoso análisis. Las diferentes alternativas de aplicar radioterapia, retrasar el tratamiento hasta después del parto, interrumpir el embarazo o emplear otras opciones de tratamiento han de consultarse con el oncólogo radioterapeuta

Si por el contrario el cáncer se encuentra fuera de la pelvis podrá tratarse con radioterapia una vez lo haya consultado con el oncólogo radioterapeuta.

No, salvo que los órganos reproductores y la glándula pituitaria se encuentren en la zona irradiada y recibieran dosis alta. En cualquier caso, es conveniente que consulte con su médico las dosis que van a ser dadas y las posibles consecuencias en la reproducción.

Actualmente no hay pruebas de que la radioterapia afecte a la salud de futuras generaciones. En estudios experimentales con animales se han demostrado efectos hereditarios. Sin embargo, en seres humanos no.

Los equipos y las salas de tratamiento están especialmente planteados con médicos aptos y cualificados, técnicos en radioterapia, físicos médicos y demás profesionales sanitarios.

Se llevan a cabo rigurosos controles de calidad cuyo fin es asegurarse de que todos los procesos se llevan a cabo convenientemente y sobre todo de que la dosis de radiación es adecuada y se aplica en el sitio adecuado. Las dosis de radiación administrada se deben medir para asegurarse de que es la correcta.

En caso de recibir radioterapia con implantes radiactivos o con radionúclidos sí podrá ser radiactivo durante varios días e incluso algunas semanas, pero solo recibirá el alta del hospital cuando se estime conveniente y sea seguro. Recibirá medidas especiales de seguridad por parte del personal médico.

Si recibe radioterapia de haces externos, no será radiactivo. En este caso no se necesitará seguir instrucciones de seguridad especiales.

En el caso de braquiterapia sólo será radiactivo mientras el implante radiactivo esté en su cuerpo. Una vez retirado el implante, dejará de ser radiactivo.

En los exámenes de diagnóstico la dosis es miles de veces inferior a la dosis recibida para tratar un tumor.

En niños el riesgo es mayor que en adultos, donde es muy pequeña la probabilidad. En casos como el linfoma de Hodgkin el riesgo aumenta relativamente, pero generalmente el riesgo es bajo. Es conveniente consultarlo con su oncólogo radioterapeuta.

¿En qué podemos ayudarte nosotros?

Apúntate en la lista de espera y en cuanto esté disponible la app móvil SERADPA, te avisaremos.

¡ DESCARGA AQUÍ NUESTRA APLICACIÓN !

Gestiona las dosis de radiación que recibes de forma gratuita.