Seguridad Radiológica
del Paciente

Gestiona la dosis de radiación que recibes

¿Qué son los Rayos X?

Los rayos X son una forma de radiación electromagnética que puede penetrar o atravesar el cuerpo humano y producir imágenes en forma de sombras de los huesos y algunos órganos. Las imágenes pueden revelar signos de enfermedad y lesión.

Los rayos X se usan en medicina en procedimientos tales como:

  • Radiografía, que produce una imagen de rayos X inmóviles;
  • Fluoroscopia, que permite la observación del movimiento dentro del cuerpo y ciertos procedimientos de diagnóstico y tratamiento;
  • Tomografía computarizada, que produce imágenes fijas más detalladas.

fAQ's:

No hay un límite prescrito para la dosis de radiación que puede recibir un paciente. Si el procedimiento tiene suficiente justificación,  ninguna cantidad de radiación se considera excesiva. El médico sopesará los beneficios frente a los riesgos. No obstante, organizaciones internacionales especializadas han establecido directrices y recomendaciones basadas en datos científicos. Y también hay consenso respecto a que se debe hacer todo lo posible para reducir la exposición del paciente a la radiación. Se sigue el principio ALARA (As Low As Reasonably Achievable) – tan bajo como sea razonablemente alcanzable – . Una irradiación que no aporte ninguna información relevante al médico es inapropiada, sin importar lo baja que sea la dosis.

Los siguientes principios son útiles:

  • Cada examen debe estar justificado. Se deben considerar los beneficios y riesgos del examen o procedimiento previsto, y se debe explorar la posibilidad de utilizar otros métodos que no involucren la exposición a la radiación. Este es el principio de la justificación;
  • Una vez justificado, el examen debe realizarse con una dosis mínima de radiación. Esto requiere lograr una calidad de imagen adecuada mientras se mantiene la exposición tan baja como sea razonablemente posible. Este es el principio de optimización y ALARA;
  • La dosis de radiación puede compararse con niveles de referencia regionales, nacionales o internacionales que indiquen niveles de dosis aproximados para diferentes procedimientos médicos;
  • Los exámenes de repetición innecesarios deben evitarse. En ocasiones, se necesita repetir exámenes para controlar el progreso, particularmente con el tratamiento del cáncer.

Sí, pero con ciertas precauciones.

El objetivo es minimizar la exposición a la radiación del feto. Se considera que un niño no nacido es más sensible que los adultos o los niños a los posibles efectos adversos de la radiación. Para muchas investigaciones, como exámenes de rayos X de la cabeza (incluidos rayos X dentales), el tórax y las extremidades, la dosis al feto sería muy baja ya que la región pélvica del paciente no está expuesta al rayo X.
Todos los procedimientos médicamente justificados se pueden realizar.

Los médicos pueden considerar retrasar los procedimientos que colocarían a la región pélvica y al feto en el camino directo del haz de rayos X, particularmente las investigaciones de fluoroscopia o CT. Si el procedimiento es esencial para la salud de la madre, los médicos toman medidas especiales para mantener la dosis al feto lo más baja posible. Por ejemplo, las pacientes embarazadas pueden tener sus regiones pélvicas protegidas durante el procedimiento como una precaución adicional.

¿En qué podemos nosotros ayudarte?

Apúntate en la lista de espera y en cuanto esté disponible la app móvil SERADPA, te avisaremos.

¡ DESCARGA AQUÍ NUESTRA APLICACIÓN !

Gestiona las dosis de radiación que recibes de forma gratuita.